3
12

8 consejos para proveer una dieta variada para su bebé

Es importante diversificar las comidas, ya que no todos los alimentos son iguales, aunque pertenezcan al mismo grupo de alimentos. Algunos proporcionan más fibra (que previene el estreñimiento), otros son más ricos en hierro (para formar células sanguíneas y transportar oxígeno), por ejemplo. Comiendo una variedad de alimentos, es posible satisfacer las necesidades de toda la familia.

Sin embargo, a menudo hay una falta de inspiración para crear menús originales de semana a semana. ¡Eso es normal! Para ayudarle, aquí hay algunos consejos sencillos que le ayudarán a variar el contenido del plato de su niño pequeño.

1. Colocar dos verduras diferentes en el plato

Además de añadir color a la comida, las verduras se llenan de sabores y vitaminas. ¡El bebé nunca tiene demasiado! Por ejemplo, agregue zanahorias al vapor y brócoli para completar una comida de pasta o pollo. O sirva croquetas de pollo con pepino y tomates crudos.

2. Modificar un ingrediente en una receta

A su hijo le encanta el paté chino? Sustituya parte de las patatas en el puré de patatas por batatas dulces, zanahorias, colinabo o una mezcla de las tres. La carne también puede ser sustituida (total o parcialmente) por lentejas o tofu rallado: sorprendente, nutritivo, delicioso… y más barato!

3. Haciendo pequeños cambios en una comida popular

¿La pizza es su comida favorita? Por qué no hacer una diferencia al elegir nuevos ingredientes (p. ej. pollo, tofu, carne molida de res, brócoli, coliflor, calabacín). También puede reemplazar la masa con pan de pita, magdalena inglesa o una rebanada de pan.

4. Cocinar grandes cantidades

Para ahorrar tiempo y dinero, es aconsejable cocinar en grandes cantidades. Sin embargo, no tiene que ser consumido toda la semana. Congele las sobras para comer más tarde. Serán útiles cuando tenga menos tiempo en la cocina. También es posible variar utilizando un solo alimento en varias recetas. Un pollo entero, por ejemplo, puede ser demasiado grande para una sola comida, pero se puede preparar de diferentes maneras: asado, sándwich, pizza, ensalada, sofrito o sopa.

5. Ingresos de cambio

Pida a sus amigos o familiares que compartan sus recetas favoritas o las de sus hijos. Podrás hacer hermosos descubrimientos! No dude en buscar recetas en Internet y en las revistas y salga de las comidas que está acostumbrado a comer. El sitio web de la Fundación está lleno de deliciosas, rápidas y económicas recetas para toda la familia!

6. Inspirarse en los alimentos de temporada

Los alimentos de temporada, especialmente las frutas y verduras, son a menudo más sabrosos (y más baratos) cuando se cosechan! Por lo tanto, es una excelente oportunidad para introducirlos en la comida para bebés. Sin embargo, fuera de estos períodos, no dude en optar por productos congelados o enlatados. También son muy nutritivas.

7. Variedad de texturas, formas y colores

A los niños pequeños les encanta manipular la comida con los dedos. Piense en “pequeños bocados”: mini panes de carne, albóndigas o croquetas! También les gusta jugar. Para divertirlos y salir de la rutina, usted puede variar la forma en que corta su fruta, verduras y otros alimentos. Lavadoras, varillas, cuartos, cubos, etc. La zanahoria es un buen ejemplo de comida que puede tomar muchas formas. O reinvente el plato de verduras crudas poniendo verduras en forma de rostro!

8. Experimenta!

Realice nuevos descubrimientos comprando alimentos menos conocidos (por ejemplo, alcachofa de Jerusalén, hinojo, bok choy, acelga, parsnip, etc.). Averigüe cómo comerlas e insértelas en sus comidas. Quién sabe, ¡quizás sus hijos también tengan nuevos favoritos!

Show Comments

No Responses Yet

    Leave a Reply